Página principal
Opiniones    Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
 


        Dulce María Loynaz dejó en mí una impresión tan profunda, que prefiero no repetir la experiencia de un encuentro con la poetisa. Quiero guardar para siempre el recuerdo de aquella primera impresión. Ella ha dicho que me admira ¡cómo entenderlo, si quien lo dice es más grande que yo! Dulce María Loynaz es hoy, y de todo corazón lo creo, la primera mujer de América. (Juana de Ibarbourou, 1947)

        Inclinada hacia lo misterioso, hacia lo desconocido, interroga a lo impenetrable con acento tembloroso, en el que palpita un alma torturada, anhelante de un quietismo absoluto, lejos de la vida, para reflejar no más "inmóvil, impasible, muda, limpia", como el agua quieta del estanque, "la luz, la sombra, el vuelo de las aves..." (Félix Lizaso y José Antonio Fernández de Castro, 1926)

        Dulce María Loynaz, la gran poeta -me resisto a llamarla poetisa- de Cuba, imprimió en España, antes de abandonarnos la última vez, una novela, Jardín. Para quienes hemos oído hablar de Dulce María y hemos paladeado la prosa de sus conferencias, no puede extrañarnos su perfección y elegancia de expresión literarias en esta "novela lírica", en torno a una mujer y a un jardín, según la autora, pero en realidad sobre el universo entero, rodeando al jardín y a la mujer, que lo sienten y lo interpretan, con la finísima sensibilidad de la escritora de Cuba, con una delectación proustiana en esta "recherche du temps perdu", que se completa con lo que podría llamarse "en busca del mundo maravilloso que nos rodea" y casi nadie ve, a no tener la profunda y penetrante mirada creadora de Dulce María Loynaz, que ha enaltecido el castellano en este hermoso libro suyo. (Joaquín de Entrambasaguas, 1952)

        Nada más: aunque la escolten ilustres apellidos de alto linaje castrense y eclesiástico. No necesita esta mujer más que su nombre sacramental, Dulce María, para erguirse desde su orilla cubana en el orbe latino de la literatura como un astro poniente que nos iluminara desde el mar. (Concha Espina, 1947)

        Para mí, leer Jardín ha sido el mejor "repaso" de idioma español que he hecho en mucho tiempo. [...] Los Poemas sin Nombre son puras condensaciones de poesía, el puro hueso del asunto. (Gabriela Mistral, 1951-52-53)

        Dulce María Loynaz trae consigo una nueva sensibilidad. En sus versos la realidad y la fantasía suelen entrelazarse y confundirse a tal grado, que a veces resulta imposible marcar una línea divisoria entre las dos... (Max Henríquez Ureña, 1954)

        Es ciertamente muy difícil, señora Dulce María Loynaz, dar algo a quienes, como ustedes, nos han traído tanto de eternidad con solo estarse serenos, recogidos, en el rincón oscuro donde la isla refleja la luz, la sombra... (Eliseo Diego, 1968)

        Dulce María Loynaz ha venido a mostrársenos en la plenitud de su vida poética, que enriquece la ya deslumbradora poesía femenina de nuestra lengua con la gracia sobria esencial felicísima de una nueva voz, distinta de todas, sorprendente, y cálida de timbre, antillana y sobreespañola. (Gerardo Diego, 1947)

        Dulce María Loynaz ocupará sitio de honor entre los poetas que no hacen escaramuza del concepto de generaciones y no esgrimen el almanaque a modo de espada de caramelo. Se verá en ella al poeta constante que da fe de su existencia como tal; al poeta que no claudica, que sabe que su oficio es digno y sirve ese oficio con dignidad. para nosotros ella ocupa ya ese sitio privilegiado por la entraña y por el acento privilegiado de su admirable poesía. (Emilio Ballagas, 1948)

        Dulce María Loynaz creo que es hoy la más auténtica voz de la poesía que escriben mujeres en Hispanoamérica. También, en términos absolutos me parece uno de los poetas -así, sin instancia de sexo- mejor logrados en la castellanidad transmarina. (Bartolomé Mostaza, 1953)

        Poemas sin Nombre: versos de meditación y concentración. (Azorín, 1953)

        La obra poética de Dulce María Loynaz es flor de excepción de la cultura nacional. Durante algunos años ella ha permanecido en silencio, aunque, parodiando su propio poema, puede afirmarse que la poesía ha estado y está siempre en ella, también como la música en la garganta del ruiseñor, aunque permanezca en silencio; y que su poesía es ya una presencia inolvidable del alma cubana, expresada por la voz -y el silencio- de esta admirable creadora, que no ha cesado de afirmar sus raíces en la tierra de esta patria que su padre contribuyó a liberar. (Ángel Augier, 1987)







La autora
Su obra
Estudios e investigación
Biblioteca de voces
Biblioteca de imágenes
Biblioteca de enlaces
Firma
Página mantenida por el Taller Digital Marco legal Página principal Enviar correo