José Gaos Antología filosófica: la filosofía griega

Sección:

Textos: Los fragmentos de Heráclito

> Índice de la obra
> En esta sección

> Marcadores: nombres

> Marcadores: materias

[77]

Los fragmentos de Heráclito

Sobre el universo

^Introducción Lógica

   

1

     Sabio es que quienes oyen, no a mí, sino a la razón, coincidan en que todo es uno.

2

     Siendo esta razón eternamente verdadera, nacen los hombres incapaces de comprenderla antes de oírla y después de haberla oído. Pues sucediendo todo según esta razón, se asemejan a los carentes de experiencia, al hacer la experiencia de palabras y obras tales cuales yo voy desarrollándolas, analizando cada cosa según su naturaleza y explicando cómo es en realidad. Pero a los demás hombres se les esconde cuanto hacen despiertos, como olvidan cuanto hacen dormidos.

3

     Escuchando incapaces de comprender se asemejan a los sordos: de éstos atestigua el proverbio que estando presentes, están ausentes.

4

     Malos testigos los ojos y los oídos para los hombres que tienen almas de bárbaros. [80]

5*

     La masa no se fija en aquello con que se encuentra, ni lo nota cuando se le llama la atención sobre ello, aunque se imagine hacerlo.

6*

     No sabiendo ni oír, ni hablar.

7*

     Si no esperas lo inesperado, no lo encontrarás, pues es penoso y difícil de encontrar.

8

     Los buscadores de oro cavan mucha tierra y encuentran poco.

9

10

     La naturaleza ama el ocultarse.

11

     El Señor cuyo oráculo está en Delfos ni dice, ni oculta, sino hace señales.

12

     Profiriendo con su convulsa boca graves palabras sin ornato ni perfume, años miles traspasa con su voz la sibila, porque así el dios lo quiere. [81]

13

     De cuanto hay vista, oído, ciencia, aquello honro yo ante todo.

14*

     ... aportando testimonios indignos de confianza sobre puntos discutidos.

15

     Los ojos son testigos más exactos que los oídos.

16

     La mucha ciencia no instruye la mente, pues hubiera instruido a Hesiodo y a Pitágoras, como a Jenófanes y a Hecateo.

17

     Pitágoras de Mnesarco practicó la investigación más que todos los demás hombres, y escogiendo entre estas obras, reivindicó para sí una sabiduría, mera mucha ciencia de mala arte.

18

     De cuantos he oído las razones, nadie llega a tanto como a descubrir que lo sabio está apartado de todo.

19

     Una sola cosa es lo sabio: conocer la verdad que lo pilota todo a través de todo. [82]

^Cosmología

20

     Este mundo, el mismo para todos, no lo hizo ninguno de los dioses ni de los hombres, sino que ha sido eternamente y es y será un fuego eternamente viviente, que se enciende según medidas y se apaga según medidas.

21

     Vicisitudes del fuego: primeramente, la mar; de la mar, la mitad tierra, la mitad borrasca.

22

     Cambio del fuego todo y de todo el fuego, como del oro las mercancías y de las mercancías el oro.

23

     Se funde en la mar en la misma medida y razón en que existía antes de hacerse tierra.

24

     El fuego eterno es indigencia y hartura.

25

     El fuego vive la muerte del aire y el aire vive la muerte [83] del fuego; el agua vive la muerte de la tierra, la tierra la del agua.

26

     Avanzando, el fuego lo juzgará y condenará todo.

27*

     ¿Cómo ocultarse de lo que jamás se acuesta?

28

     Todo lo gobierna el rayo.

29

     El sol no rebasará sus medidas; si no, las Erinnias, ministras de la justicia, sabrán encontrarle.

30*

     El límite del oriente y del occidente es la Osa, y en el extremo opuesto a la Osa está el término de Zeus azul.

31*

     Si no hubiera sol sería de noche, por más que hiciesen todos los demás astros.

32

     El sol es nuevo cada día.

33

...... [84]

34*

     ... las estaciones, portadoras de todo.

35

     El maestro de la masa es Hesiodo: creen que sabía más que nadie -él, que no descubrió que el día y la benévola son una cosa.

36

     El dios es día y benévola, invierno y verano, guerra y paz, hartura y hambre; muda como el fuego cuando se mezcla con aromas, que recibe nombre según el grato olor de cada uno.

37*

     Si todas las cosas se hiciesen humo, las distinguirían las narices.

38

     Las almas huelen al bajar al Hades.

39*

     Lo frío se calienta y lo caliente se enfría, lo húmedo se seca y lo seco se hace húmedo.

40*

     Se esparce y se recoge, avanza y retrocede.

41-42

     No puedes embarcar dos veces en el mismo río, pues nuevas aguas corren tras las aguas. [85]

43

     Homero hace votos porque «de los dioses y hombres la rivalidad se aleje». Se le esconde que maldice de la generación de todas las cosas

     a) que tienen su generación en la lucha y la antipatía

     b) que desaparecerían.

44

     La guerra es la madre de todo, la reina de todo, y a los unos los ha revelado dioses, a los otros hombres; a los unos los ha hecho esclavos, a los otros libres.

45

     No comprenden cómo divergiendo coincide consigo mismo: acople de tensiones, como en el arco y la lira.

46

     Lo contrario, conveniente.

47

     El acople invisible es más fuerte que el visible.

48*

     No hagamos al buen tuntún conjeturas sobre las más grandes cosas.

49*

     Los hombres afanosos de la sabiduría han de estar, en verdad, al corriente de una multitud de cosas. [86]

50*

     El camino directo y el camino inverso que recorre la carda del cardador es uno y el mismo.

51

     Los asnos preferirían la paja al oro.

51 a

     Los bueyes son felices cuando encuentran arvejas que comer.

52

     La mar es el agua más pura y más impura, para los peces potable y saludable, para los hombres impotable y mortal.

53

     Los cerdos se bañan en el cieno, las aves de corral en el polvo y la ceniza.

54*

     ... encontrar sus delicias en el cieno.

55*

     Las bestias son llevadas a pastar a golpes.

56

     Acople de tensiones, el del mundo, como el del arco y la lira.

57

     Bien y mal son una cosa. [87]

58

     Los médicos, al menos, cortando y quemando por todas partes, torturando de mala manera a los enfermos, piden encima, de nada dignos, recibir honorarios.

59

     Que aparees lo entero y lo no entero, lo convergente y lo divergente, lo concordante y lo discordante, y de todo uno y de uno todo.

60*

     Los hombres no habrían conocido el nombre de la justicia si no hubiese estas cosas.

61

     Para el dios, bello todo y bueno y justo; los hombres juzgan lo uno injusto, lo otro justo.

62*

     Hemos de saber que la guerra es común a todos, y que la lucha es justicia, y que todo nace y muere por obra de la lucha.

63

64

     Muerte es cuanto despiertos vemos; cuanto dormidos, sueño. [88]

65

     Algo único, lo sabio quiere y no quiere recibir el nombre de Zeus.

66

     El nombre del arco, biós, es vida, bíos; la obra, muerte. [89]

^Antropología

67

     Inmortales los mortales, mortales los inmortales, viviendo su muerte, muriendo su vida.

68

     Para las almas, muerte hacerse agua; para el agua, muerte hacerse tierra. Pero de la tierra se hace el agua, del agua el alma.

69

     El camino hacia arriba y hacia abajo, uno y el mismo.

70*

     En la circunferencia de un círculo se confunden el principio y el fin.

71

     Los límites del alma no lograrías encontrarlos, aun recorriendo en tu marcha todos los caminos: tan honda es su razón.

72

     Para las almas, fruición y muerte hacerse húmedas. [90]

73

     Cuando un varón se ha embriagado, es conducido por un chiquillo, vacilante, sin entender adónde va, por tener húmeda el alma.

74-76

     El alma seca es la más sabia y la mejor.

     La luz seca es el alma más sabia y mejor.

     Donde la tierra es seca, es el alma más sabia y mejor.

77*

     El hombre se enciende y apaga como una luz de noche.

78

     Una misma cosa en nosotros lo vivo y lo muerto, lo despierto y lo dormido, lo joven y lo viejo: lo uno, movido de su lugar, es lo otro, y lo otro, a su lugar devuelto, lo uno.

79

     La eternidad es un niño que juega a las tablas: de un niño es el poder real.

80

     Yo me he consultado a mí mismo.

81

     Nos embarcamos y no nos embarcamos en los mismos ríos, somos y no somos.

82

     Fatiga es penar y ser mandado por los mismos. [91]

83

     Cambiando, reposa.

84*

     Los brebajes se descomponen, si no se revuelven.

85*

     Vale más arrojar cadáveres que estiércol.

86

     Cuando nacen, desean vivir y sufrir su destino -o más bien gozar del reposo- y dejan tras ellos hijos para que sufran a su vez su destino.

87-89

     El hombre puede ser abuelo a los treinta años.

90*

     Los que duermen son compañeros de trabajo. [92]

^Política

91a

     Común es a todos el pensar.

91b

     Menester es que quienes hablan con mente se hagan fuertes en lo común a todos, como la ciudad en la ley, y mucho más fuertemente aún. Pues todas las leyes humanas son alimentadas por la divina única, que impera tanto cuanto quiere, y basta a todo, y de todo redunda.

92

     Por esto hay que adherirse a lo común. Siendo la razón común, viven los más como si tuviesen un pensamiento propio.

93

     a) De aquello que más continuamente tratan, se separan.

     b) Aquello con que tropiezan a diario les parece extraño.

94

     No hay que obrar ni hablar como durmientes. [93]

95*

     Los que están despiertos tienen un mundo común, pero los que duermen se vuelven cada uno a su mundo particular.

96

     La naturaleza humana no posee la verdad, la divina es quien la posee.

97

     El hombre oye del dios que es un rorro, como el niño lo oye del hombre. [94]

^Teología

Ética y Crítica de la Religión

98

     El más sabio de los hombres resulta el mono de Dios;

99

     el más bello de los monos, feo, comparado con el hombre.

100

     Menester es que el pueblo luche por la ley como por sus muros.

101

     Las suertes mayores obtienen las mayores suertes.

102

     Dioses y hombres honran a los muertos por Ares.

103

     Menester es apagar la demasía más que un incendio.

104

     Para los hombres no es mejor que se haga cuanto [95] quieren: la enfermedad ha hecho grata la salud, el mal el bien, el hambre la hartura, el trabajo el descanso.

105

     Difícil luchar contra el deseo:

106

     lo que quiere, lo compra con el alma.

107

     El pensar es la virtud máxima, y sabiduría decir la verdad y obrar como los que comprenden la naturaleza de las cosas.

108 y 109*

     Lo mejor es disimular la locura, pero es difícil al entregarse a las copas.

110

     Ley también, obedecer al consejo de uno.

111

     ¿Cuál es su mente o su pensamiento? Creen a los cantores y toman por maestra a la masa, no viendo que los más son malos, que pocos son buenos. Los mejores lo dan todo por una cosa, la fama eterna entre los mortales; los más se contentan con atiborrarse como bestias.

112*

     En Priene vivía Bías de Teutamas, que merece más consideración que los demás. [96]

113

     Uno para mí diez mil, si es el mejor.

114

     Bien merecido les estaría a los efesios en edad adulta ahorcarse y abandonar a los niños la ciudad, a ellos que han expulsado a Hermodoro, el varón más eficaz de los suyos, diciendo: «no haya entre nosotros ninguno más eficaz; si lo hay, que sea en otra parte y entre otros».

115

     Los perros ladran al que no conocen.

116*

     ... (lo sabio) no es reconocido porque los hombres carecen de fe.

117

     El hombre blando ama el ser zarandeado a cada razón.

118

     Lo que anda en lenguas sabe el que más anda en lenguas. Bien entendido, la justicia prenderá a los autores y testigos de mentiras.

119

     Bien merecido estaría que Homero fuera expulsado de los certámenes y apaleado, y Arquíloco lo mismo. [97]

120

     Hesiodo hace unos días buenos, otros malos, ignorando que la naturaleza de todos los días es una.

121

     El carácter es para el hombre su genio.

122

     A los hombres les aguarda después de la muerte lo que no esperan ni presumen.

123

     Contra el que allí está se levantan y se hacen vigilantes guardianes de vivientes y difuntos.

124*

     Noctámbulos, magos, sacerdotes de Baco y sacerdotisas de los lagares -traficantes de misterios.

125

     Los misterios admitidos entre los hombres inician en cosas profanas.

126

     Ruegan a estas imágenes, que es como dirigir la palabra a las mansiones, ignorando lo que son los dioses y los héroes.

127

     Si no fuese que hacen la procesión y cantan el himno [98] fálico en honor de Dionysos, obrarían las mayores desvergüenzas. Ahora bien, el mismo son Hades y Dionysos, en honor del cual caen en trance y hacen fiesta en los lagares.

128

129 y 130

     Se purifican, paradójicamente (46), mancillándose de sangre, que es como si quien se hubiese metido en el barro, quisiera limpiarse con barro. Loco le parecería al hombre que le mirase hacerlo.

131

132

     La presunción, una enfermedad sagrada, y la vista, un mentir.

Notas

46. [«paradójicanente» en el original (N. del E.)]


[Mostrar
navegación]