Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Biblioteca de signos

GESTOS Y SIGNOS EN LA TRANSICIÓN A LOS ENUNCIADOS DE DOS ELEMENTOS EN LENGUA DE SIGNOS ESPAÑOLA.


Por A. Caamaño, O. Juncos, M. J. Justo, E. López y A. Vilar.


Departamento de Psicoloxía Evolutiva e da Educación. Facultade de Psicoloxía. Universidade de Santiago de Compostela.

RESUMEN
En este artículo se examina el uso comunicativo y lingüístico de gestos y signos en niños que adquieren la Lengua de Signos Española durante el período de transición a las producciones de dos elementos. Se analizaron las producciones espontáneas de cuatro niños (uno sordo y tres oyentes), a los 16 y a los 20 meses, en interacción con sus padres sordos que usaban la Lengua de Signos Española como lengua familiar. Los resultados indicaron que el uso de combinaciones de dos gestos y de dos signos es una característica comunicativa que aparece en este período. Las producciones de dos gestos eran de una gran riqueza comunicativa con combinaciones de elementos semánticos distintos (expresivos, apelativos, sociales, y deícticos). Se observó que un importante número de combinaciones de dos elementos estaban formadas por deícticos y signos léxicos (nombres y palabras acción). Se discute la similitud de los resultados obtenidos con los de otros estudios sobre adquisición de lenguas orales, y la diferencia que presentan los elementos deícticos. Se sugiere también que la importante presencia de nombres y verbos en los enunciados de dos elementos puede ser el inicio de una sintaxis incipiente basada en la proyección de esas categorías léxicas.

Palabras clave: Sordos, Lengua de signos, Adquisición del lenguaje, Gestos.

SUMMARY
This paper explores the communicative and linguistic use of gestures and signs by children acquiring the Spanish Sing Language (SSL) during the transition from one-to two-element utterances. We analysed the spontaneous production of 4 children (1 deaf and 3 hearing ) at 1;4 and at l;8 in interaction with their deaf parents who used SSL as their first language. Results indicated that the use of two-gesture and two-sign combinations is an important communicative feature that appeared during this period. The two-gesture productions were very rich in their two semantic components specially those that constitue combinations with deictic gestures. We observed an important number of two-sing combinations composed by deictic and lexical signs (names, and action-signs). Findings are discussed in terms of their similarity with results from other languages and of their difference in respect to the deictic elements. We suggest also that the presence of names and verbs in the two-sign utterances could be the begining of a simple syntactic structure based of the projection of that lexical categories. .


Key words:
Sign Language, Deaf, Language acquisition, Gestures


Este trabajo forma parte del proyecto "Adquisición de la lengua de signos en niños de la comunidad sorda", subvencionado por la Xunta de Galicia (XUGA 21105A96).
Una primera versión de este artículo fue presentada en el II Encuentro Internacional sobre la Adquisición de las Lenguas del Estado. Barcelona, septiembre 1998.


INTRODUCCIÓN

   La importancia de los gestos en los primeros estadios de adquisición del lenguaje ha sido destacada en numerosos estudios sobre el desarrollo de las lenguas orales y de signos (Erting y Volterra, 1990; Slobin, 1986). Recientemente (Capirci, Iverson, Pizzuto y Volterra, 1996) se han analizado las producciones de uno y dos elementos en niños de edades comprendidas entre 16 y 20 meses, en las cuales aparecen gestos y palabras solos o combinados. Los problemas que se han abordado en todos estos estudios son los siguientes: 1) la clasificación de los gestos utilizados atendiendo a su valor comunicativo; 2) el papel significativo de los gestos y las palabras en las producciones de dos elementos de las que forman parte; 3) la sustitución progresiva de los gestos con valor referencial por las palabras en las combinaciones de dos elementos.

   La clasificación de los gestos es un problema que todavía está sin resolver. Diferentes autores utilizan clasificaciones diferentes de acuerdo con sus postulados teóricos y las características concretas de sus estudios. Una de las más utilizadas es la separación dicotómica entre gestos deícticos o perfomativos (Bates, Camaioni y Volterra, 1975; Bates, Benigni, Bretherton, Camaioni y Volterra, 1979; Capirci, Iverson, Pizzuto y Volterra, 1996) y gestos representacionales, referenciales o simbólicos (Caselli, 1983; Goodwyn y Acredolo, 1993). El significado de los gestos deícticos (pedir, ofrecer, mostrar, señalar) puede ser identificado a partir del contexto físico de la comunicación, mientras que los gestos referenciales representan al referente, totalmente o en parte, a clases de referentes o sus relaciones y pueden ser equivalentes a las primeras palabras.

   El valor significativo de las producciones de dos elementos se ha estudiado en función de sus componentes, y por tanto está muy relacionada con el tipo de clasificación de los gestos y las primeras palabras que se haya decidido. Los trabajos de Caselli y Volterra (Caselli y Volterra, 1990) informan de que en las primeras producciones de dos elementos los niños combinan gestos y palabras antes de construir enunciados con dos palabras. En estos trabajos también se dice que en ese momento evolutivo aparecen combinaciones de dos palabras referenciales o dos signos referenciales (en el caso de las lenguas de signos) pero no combinaciones de dos gestos referenciales . Los mismos resultados se desprenden del estudio de GoldinMeadow y Morford (1990) que afirman que las combinaciones de dos gestos para expresar dos elementos semánticos distintos eran muy poco frecuentes y desaparecen antes de la aparición de enunciados de dos palabras. La ausencia de combinaciones de dos gestos representacionales y la poca frecuencia de combinaciones de gesto representacional y palabra representacional se ha interpretado como una profunda «constricción » (constraint) (Capirci et al, 1996: 670) que tienen los niños oyentes expuestos a la lengua oral para expresarse con gestos. Estos niños usan los gestos en emisiones de un solo elemento o usan gestos deícticos en combinación con otra palabra pero nunca usan dos gestos representacionales. Se ha prestado una especial atención a las combinaciones constituidas por gestos deícticos y palabras referenciales (Capirci et al, 1996) ya presentes a los 16 meses. Además se ha enfatizado el hecho de que los niños sustituyen las palabras deícticas (poco frecuentes) por gestos de señalar debido a la mayor dificultad simbólica que las palabras entrañan.

   Parece que los gestos tienen un papel de predecesores de las palabras, de manera que los niños empiezan a utilizar gestos en sus primeras producciones comunicativas, e incluso los utilizan en combinaciones con una palabra en las producciones de dos elementos. Pero cuando empiezan a combinar dos palabras, las combinaciones de dos gestos referenciales son poco frecuentes e incluso desaparecen (Caselli y Volterra, 1990; Goldin-Meadow y Morford, 1990; Capirci, Iverson, Pizzuto y Volterra, 1996).

   Con este trabajo queremos contribuir a esclarecer los problemas que se han planteado y obtener datos de un estudio longitudinal de niños que adquieren la Lengua de Signos Española. Nos proponemos: 1) Comprobar si el uso de combinaciones de gestos y signos antes de la combinación de dos signos es un patrón evolutivo también presente en esta lengua; 2) Analizar el valor semántico de los elementos (gestos y signos) utilizados en las producciones de dos elementos, especialmente de los gestos y signos deícticos, 3) Comprobar si en los niños cuyo input principal es la lengua de signos el uso de gestos y signos sigue el mismo patrón que aquellos expuestos a la lengua oral.

 

MÉTODO
Sujetos

   Los sujetos eran cuatro niños (tres oyentes y un sordo) hijos de padres sordos que tienen la Lengua de Signos Española como lengua familiar. Los cuatro fueron grabados en vídeo en sesiones de una hora en interacción natural con los padres (juegos, comida, baño, etc.). Hemos analizado las transcripciones de dos niños correspondientes a los 16, 17, 18 y 20 meses, y las de otros dos correspondientes a los 16 meses.

Procedimiento
   Las grabaciones fueron transcritas usando el sistema Childes. Se transcribieron todos los gestos y signos que los niños producían codificándolos como tales cuando cumplían los requisitos comunicativos y lingüísticos establecidos (Justo, 1996). Fueron categorizados en diferentes tipos y codificados para su posterior análisis.

Tipos de gestos y signos

   Hemos clasificado los gestos en cuatro grandes tipos: expresivos (enfado: EE; rechazo: ER; otros: EX), apelativos (requerir atención: R; pedir: P; mostrar: M; ofrecer: OF), referenciales (indicación: I; icónico: RI) y sociales (despedir: DP; saludar: S; afirmar: AF; negar: N). Los gestos expresivos son aquellos mediante los cuales los pequeños expresan diferentes estados de ánimo (enfado, rechazo, etc.). Los gestos apelativos son aquellos que sirven a los niños para llamar la atención, para pedir, mostrar u ofrecer y que han sido llamados «performativos» en otros estudios (Bates, Camaioni y Volterra, 1975). Los gestos referenciales son aquellos que tienen un referente claro (cosa, persona, acción o cualidad) y los hemos divido en dos subtipos: gestos de indicar (persona o lugar) y gestos icónicos (en los que el gesto reproduce en su forma algún o algunos rasgos del referente). Creemos que esta clasificación es más completa que aquellas que reducen a dos (deíctico y representacional) los tipos de gestos y puede ayudarnos conocer mejor el significado de las producciones de dos elementos.

   Hemos considerado signos a todas aquellas emisiones que tienen ciertas características mínimas en cuanto a su forma (estabilidad y parecido de sus parámetros a los parámetros adultos) y su función (Juncos et al, 1996, 1997). Los signos o primeras palabras en lengua de signos pueden clasificarse en dos grandes grupos: deícticos y referenciales . Son signos deícticos aquellos que sirven para señalar persona, cosa o lugar y tienen la misma estructura formal que los gestos correspondientes , de aquí la dificultad para distinguir entre signo y gesto deíctico. Los signos referenciales los hemos clasificado, según su valor semántico, en nominal general (NG) que equivalen a los nombres comunes, nominal específico (NE) equivalentes a los nombres propios, palabras acción (PA) que representan acciones, palabras personal-social (PS) que representan rutinas de interacción , como saludos, despedidas, negaciones, o afirmaciones, y modificadores (Md), que son aquellos signos que representan cualidades o atributos.

Esta clasificación de gestos y signos nos permitirá analizar todas las combinaciones posibles de dos elementos.


Enunciados de uno, dos o más elementos.

Consideramos enunciados de un elemento todas aquellas producciones que están compuestas por un gesto o un signo que aparecen aislados de forma clara. Cuando dos o más elementos aparecen juntos y son utilizados para expresar un significado completo son considerados como partes de un enunciado compuesto. La información contextual es la que nos permite establecer esta clasificación. También hemos usado un criterio de productividad, según el cual, para que un enunciado pueda ser considerado múltiple es necesario que los elementos que lo componen, signos o gestos, aparezcan también en otros contextos, bien aisladamente o en combinación con otros.

 

Figura 1. Distribución de la cantidad media de producciones
de los cuatro niños (a los 16 y a los 20 meses)
en emisiones de uno, dos o más elementos.

 

 

Tabla 1. Producciones de los niños clasificadas según los elementos de las que se componen.

 

 

 

RESULTADOS

   En la tabla 1 se presenta el número total y la media de producciones de uno, dos o más elementos (gestos y signos) de los cuatro sujetos . La figura 1 muestra los patrones de producción de los niños estudiados. Esta figura representa las medias de cada tipo de producción en las edades límites de nuestro estudio, 16 y 20 meses. A pesar de las diferencias individuales, se puede observar que las producciones predominantes están formadas por un solo gesto y en menor cuantía por un solo signo. Las producciones de un gesto aumentan significativamente (p < 0,05) a los 20 meses, pero no las producciones de un signo. Las combinaciones de dos elementos son escasas en este período y no experimentan incremento significativo.

 

Figura 2. Distribución de las producciones de dos gestos según el tipo de gesto en combinación: 2 Exp (2 Gestos Expresivos), Exp + Apel (Expresivo + Apelativo), 2 Apel (2 Gestos Apelativos), Exp + Soc (Expresivo + Social), Ref. Señ + Otros (Referencial de señalamiento + Otros). Porcentajes de cada tipo sobre el total de emisiones de dos gestos.

 

   Al analizar las combinaciones de dos gestos (que se muestran en la figura 2) observamos que el mayor porcentaje (alrededor de un 60% a los 16 meses y de un 50% a los 20 meses, significativo p < 0,05) está constituido por la combinación de un gesto referencial de señalamiento y otros gestos. Un ejemplo de este tipo de combinaciones es el siguiente:

(*IVA: 0. %gpx: P e I al cubo)

 

   Esto es, el niño estira el brazo señalando con el índice hacia el objeto de forma cúbica, simultáneamente realiza un movimiento repetitivo del cuerpo que denota insistencia y realiza miradas alternantes hacia su madre y hacia el objeto deseado.

   Además, en nuestros análisis aparecen otras combinaciones gestuales, ejemplos de ellas es: (*IVA: 0. %gpx: P y EE) esto es, el niño coge la mano de su madre e intenta conseguir que camine con él por la habitación, al mismo tiempo patalea y mueve el cuerpo manifestando enfado ante la negativa de su madre.

   Las combinaciones de dos signos (Fig. 3), están formadas en su mayoría por un signo deíctico y un signo referencial y encontramos las siguientes producciones: signo deíctico más un nominal general (70% a los 16 meses, 53% a los 20 meses), por ejemplo LIBROPNT/PÁJARO (signo deíctico de señalar al libro más signo de pájaro); signo deíctico más una palabra acción (16% a los 16 meses, 20% a los 20 meses), por ejemplo DORMIR/BEBÉPNT (signo de dormir más signo deíctico de señalar el bebé); deíctico más un signo personal-social (0% a los 16 meses, 7% a los 20 meses), por ejemplo SÍ@nm/COCA+COLAPNT (signo de afirmación más signo deíctico de señalar la coca-cola); deíctico más modificador (3% a los 16 meses y 7% a los 20 meses), por ejemplo TONTA/ELVIRAPNT (signo de tonto más signo deíctico de señalar a la persona de una experimentadora). Solamente un pequeño porcentaje de las producciones de dos elementos están constituidas por dos unidades léxicas , por ejemplo OLER/COLONIA (signo de oler más signo de colonia), DORMIR/NO@nm (signo de dormir más signo especial de negación).

 

DISCUSIÓN

   Los enunciados comunicativos de los sujetos están constituidos en su mayoría por un elemento, predominantemente gestual. Nuestros datos muestran algunos ejemplos de combinaciones de dos elementos e incluso algunas de más de dos elementos. Esto se corresponde con lo esperado en la etapa de transición entre el estadio 1 y estadio 2 en el desarrollo del lenguaje, lo que apoya que el desarrollo de la lengua de signos sigue el mismo patrón evolutivo que las lenguas orales. Tenemos que destacar que en las producciones de dos elementos hay un porcentaje similar de los enunciados compuestos por dos gestos con medias de 4,25 y 8,5 a los 16 y 20 meses respectivamente, y por dos signos con medias de 6,25 y 7,5 respectivamente.

Figura 3. Distribución de las producciones de dos signos según el tipo de signo en combinación: Dei + NG (Deíctico + Nominal General), Dei + PA (Deíctico + Palabra Acción), Dei + PS (Deíctico + Personal Social), Dei + Md (Deíctico + Modificador), 2Pal. Lex (2 unidades léxicas ).

 

   Dentro de las combinaciones de dos elementos gestuales se observa que los gestos de señalamiento unidos a otros tipos de gestos son los más numerosos. Resaltamos este hecho y lo ponemos en relación con los resultados referidos a las combinaciones de dos elementos lingüísticos, en las que se observa un predominio de los signos deícticos relacionados con otros signos. Parece obvio que el signo deíctico tiene su precedente en el gesto de señalamiento, aunque la frontera entre signo y gesto, en este caso, es difícil de establecer. La mayor frecuencia de combinaciones de dos elementos en las que aparece un deíctico coincide con los resultados obtenidos por Capirci y colaboradores (Capirci et al, 1996) en su estudio sobre la lengua oral. Según nuestros resultados es muy difícil determinar si las producciones deícticas son de tipo gestual o lingüístico, aunque nosotros hemos seguido el criterio de considerar como signo deíctico aquellas producciones que aparecen acompañadas de un signo (nominal, palabra acción, etc.).

   Además de estas combinaciones hay que destacar también la presencia de dos gestos expresivos. También aparecen combinaciones de gestos expresivos y gestos apelativos y gestos expresivos y gestos sociales. Según nuestros resultados creemos que, si se aplica un sistema de clasificación adecuado, se puede comprobar que las combinaciones de dos elementos gestuales sirven para expresar, con más frecuencia de la señalada por otros autores (Goldin-Meadow y Morford, 1990), dos elementos semánticos distintos. Creemos que los niños expuestos a un input rico en expresión gestual, como es la lengua de signos, no tienen esa constricción (Capirci et al, 1996) que presentan los niños expuestos a la lengua oral para expresarse con gestos. Tanto los niños oyentes como el niño sordo de nuestro estudio combinan dos gestos en sus producciones para expresar dos elementos semánticos distintos.

   Consideramos que en las producciones de dos elementos lingüísticos las unidades léxicas (nominales generales y palabra acción, es decir, nombres y verbos) son las más numerosas y pueden ser el origen de una sintaxis incipiente basada en la proyección de esas unidades léxicas . Por ejemplo, los enunciados Dei + NG (LIBROPNT/PÁJARO) pueden ser el origen de una cláusula de valor copulativa (esto es un pájaro) o de otra con valor locativo (el pájaro esta aquí) otro ejemplo, las combinaciones de Dei + PA (COMER/PLATOPNT) que puede ser el origen de cláusulas como «me como eso» o «eso es comida».

 

BIBLIOGRAFIA

Bates E, Benini L. Bretherton 1, Camaioni L, Volterra V. The emergence of symbols: cognition and comunication in infancy. New York: Academic Press; 1979.
Bates E, Camaioni L, Volterra V. The acquisition of performatives prior to speech. Merril-Palmer Quarterly 1975; 21: 205-26.
Capirci O, Iverson JM, Pizzuto E, Volterra V. Gestures and words during the transition to two-word speech. Journal of Child Language 1996; 23:645-73.
Caselli MC. Communication to language: deaf children and hearing children's development compared. Sign Language Studies 1983 39:113-44.
Caselli MC, Volterra V. From communication to language in hearing and deaf children. En: Volterra V. Erting CJ, eds From gestures to language in hearing and deaf children. New York: Springer-Verlag; 1990.
Erting CJ, Volterra V. Conclusión. En: Volterra V, Erting CJ, eds. From gestures to language in hearing and deaf children. New York: Springer-Verlag; 1990.
Goldin-Meadow S, Morford M. Gesture in early child language. En: Volterra V, Erting CJ, eds. From gestures to language in hearing and deaf children. New York: Springer-Verlag; 1990.
Goodwyn S, Acredolo L. Symbolic gesture versus word: is there a modality advantage for the onset of symbol use. Child Development 1993; 64:688-701.
Juncos O, Rivas R, López E, López MT, Caamaño A, Sola F, Fernández P, Justo MJ, Reigosa C. ¿Cuándo una palabra es una palabra? Criterios de identificación en la adquisición de LSE. En: Pérez-Pereira M, ed. Estudios sobre la adquisición del castellano, catalán, eusquera y gallego. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela. 1996; p. 504-14.
Juncos O, Caamaño A, Justo MJ, López E, Rivas RM, López MT, Sola F. Primeras palabras en la lengua de signos española (LSE). Estructura formal, semántica y contextual. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología 1997; XVII:170-81.
Justo MJ. Comunicación y lenguaje en la adquisición temprana de la lengua de signos española (Tesis de Licenciatura no publicada). Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela; 1996.
Morford M, Goldin-Meadow S. Comprehension and production of gesture in combination with speech in one-word speakers. Journal of Child Language 1992; 19:559-80.



Mapa del sitio / Web map Página mantenida por el Taller Digital Accesibilidad Marco legal Página principal Enviar correo